En Back to the future II, Marty Mcfly debe viajar al año 2015 para salvar a su hijo de ir a prisión. En el futuro, Marty compra un almanaque con los resultados deportivos entre 1950 y el año 2000, con el que pretende ganar unos dólares al volver a su tiempo. Sin embargo, el viejo y resentido Biff Tannen descubre que Marty y el doctor Brown viajan a través de las épocas. Así, en un descuido de los protagonistas, Tannen roba el almanaque y aborda el mítico DeLorean para ir al pasado y entregarsélo al Biff joven, con la promesa de exito y riqueza.

Una vez que Marty regresa a 1985, encuentra que Biff Tannen es un hombre poderoso y admirado en Hill Valley. Cuando Mcfly compró el almanaque, creó una paradoja en el tiempo donde Biff, un hombre despreciable, se convirtió en un empresario ejemplar. Según Robert Zemeckis, creador de la popular saga Volver al futuro, el personaje de Biff Tannen estuvo inspirado en Donald Trump.

II

Aunque Andrea Legarreta, diga que el precio del dólar no afecta a la economía mexicana, lo cierto es que un resfriado en Estados Unidos puede significar una neumonía para nuestro país. Cuando Legarreta y Araiza realizaron su sesudo análisis en el programa matutino que estos conducen, el precio del dólar rebasaba los 18 pesos y Benito Juárez veía con angustia su cercanía. De eso han pasado nueve meses y la moneda estadounidense hoy casi  llega a los 21 pesos.

A pesar de que los medios de información han intentado minimizar las malas decisiones del gobierno central en materia económica. El último aumento del precio del dólar afectará el costo de tortillas, pan y huevo en un 20%; y si tenemos en cuenta que el 46.2% de la población mexicana vivía (vivíamos) en situación de pobreza en 2014, con un dólar sobrepasando los 20 pesos, el desastre es más que inminente.

Que el dólar aumente su precio repercute en la  economía mexicana por su situación de dependencia, así que la elección presidencial en Estados Unidos resulta crucial para los mexicanos, aun cuando pensemos que Trump es un payaso sin posibilidades de ganar. Si Trump gana las elecciones de noviembre, más vale que vayamos pensando en su amenaza de pagar por el muro fronterizo, si Hillary Clinton cumple las expectativas, los tratados continuarán y México podrá dar un respiro momentáneo.

Como Biff Tannen, Trump es capaz de entender la lógica tramposa del capitalismo, de manera que aunque escupa insultos contra los hispanos, quienes representan el 17% de la población norteamericana, también es consciente de que junto a los afroamericanos, los latinos conforman la mano de obra en Estados Unidos.

III

Tras la caída del muro de Berlin en 1989 y el fin de la Unión Soviética dos años después, el mundo occidental creyó que la humanidad por fin avanzaría hacia al progreso gracias al triunfo del capitalismo como “el mejor” sistema económico, es la famosa Fin de la Historia de Francis Fukuyama. Pero, lo que no se dijo entonces, fue que la apariencia de riqueza era producida por la ilusión del capital financiero; el mismo que especuló con el valor de objetos que ni siquiera existían y que nos metió en la crisis económica de 2008.

Uno pensaría que tras dos guerras mundiales, el fascismo y el pensamiento totalitario habrían de enterrarse definitivamente en el pasado. Sin embargo, y como en la paradoja de Back to the future, en 2016 han retornado las posiciones nacionalistas en Europa, que bajo un discurso de odio racial, rechazan a los refugiados árabes y africanos. Al mismo tiempo, Gran Bretaña votó para salir de la Unión Europea, que entre otras cosas, significa poner trabas y aranceles a los productos no británicos.

Por otro lado, países como Brasil y Argentina, que en la década pasada revirtieron condiciones difíciles de pobreza, se han decantado por gobiernos de derecha, algunos impuestos como el de Michel Temer en Brasil. A su vez, en días pasados los estados centrales de Colombia definieron el NO a los acuerdos de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), lo cual significa extender una guerra que ha divido al país en los últimos 50 años.

Que Donald Trump esté cerca de ganar la presidencia de Estados Unidos no parece una sorpresa si observamos que el mundo gira peligrosamente hacia la derecha más intolerante, nacionalista y conservadora. Si Mcfly hubiese viajado al 2016, seguramente no hubiese entendido que sin el almanaque, su tiempo (1985) ya contenía el germen de aquella paradoja descrita en la película. El director y los asistentes del filme, imaginaban un siglo XXI lleno de autos voladores y máquinas que facilitaban la vida, y sin embargo, el 2016 luce como el pasado alterado de Mcfly.

Comentarios

comentarios