Porque lejos de churros cómicos, dramas con llanto y un montón de películas en donde hay diálogos cuadrados y secos, México no veía desde hace tiempo un filme tan vivo y acelerado.

tenemos_la_carne_ver2_xlg

Porque la actuación de Noé Hernández es desquiciada, vulgar y perfecta. El joker de Jared Leto le queda muy guango a este vagabundo, adicto y sabio.

Porque grabar sexo explícito suena sencillo pero no lo es. Tenemos la Carne muestra una felación hermosa y digna de usar como fondo de pantalla. (No tenemos la imagen, pero es hermosa).

Porque no te hará vomitar, salir corriendo o te hará soñar horrible durante semanas. Su función es otra, es la de transmitir lo violento, desastrozo y liberador que puede llegar a ser cuando se vive en soledad.

Porque cada escena de sexo está acompañada de un muy buen tema de rock polvoso.

#tenemoslacarne

A photo posted by Daniel Anguiano (@danguianoz) on

Por la increíble actuación de María Evoli: desquiciada, intensa, erótica y accidentadamente hermosa.

tenemos-la-carne-sangre-y-lujuria-en-el-cine-del-mexicano-emiliano-rocha-1454441354

Porque maneja un discurso bastante provocador. En Tenemos la carne no hay complacencias ni intensiones de crear la gran obra del cine mexicano. Está más cercano a un álbum mal grabado de punk toluqueño que a un proyecto pulido y accesible para generar miles de aplausos fáciles.

we_are_the_flesh_maria-evoli_1050_591_81_s_c1

Porque, lejos del tedio mexicano de repensar al cine desde la butaca, Tenemos la carne escupe un gargajo verde y espeso en las ansias por abanderar una generación de cinéfilos ultra críticos.

wearethefleshbanner

Quizá sea la gran película sobre el desorden de la generación millennial. Los exhibe, desmonta y ridiculiza, al punto de reírse del dogma de un cine “distinto” para personas “dignas de apreciarlo”.

captura-de-pantalla-2016-02-23-a-las-0-27-02

Porque después de este filme la carrera de Emiliano Rocha estará bien vigilada por un pequeño club de fans nacionales que pudiera llegar a considerarlo en un futuro como un cineasta de culto. Tiene 25 años, hay que darle espacio.

Porque básicamente no vas a ver nada similar ni disfrutable en una cartelera de cine llena de superhéroes, monjas que asustan o comedias de martha higareda.

Comentarios

comentarios