Al igual que muchos de ustedes, cuando me enteré de que habría una nueva versión del Dr. Caníbal más famoso del mundo me encontraba bastante escéptico. Principalmente debido a que los últimos intentos por resucitar la saga si no fueron lamentables al menos si hasta cierto grado  decepcionantes, tanto los libros como las películas fallaban en ofrecernos esa historia tan fascinantemente oscura que le llevó a Anthony Hopkins a ganar el oscar a Mejor actor.

Sin embargo desde el primer episodio, los primeros minutos, Hannibal la serie bajo el mando de Bryan Fuller demostró que llevaría esta franquicia a niveles que nadie se había atrevido hasta el momento. Fuller encontró en los libros de Hannibal características que nadie había podido explotar y las utilizó para crear una serie que aunque en tono se parece a mucho de lo que ofrece la televisión estadounidense, en realidad esconde mucho más en su trasfondo.

A continuación enumeraré algunas de las razones por las que esta serie debe ser salvada inmediatamente.

El buen trabajo de adaptación

Más allá de las excelentes actuaciones, Bryan Fuller se preocupó por dar voz y dignidad a personajes que en los libros a pesar de ser importantes eran menospreciados ó por ponerlo de alguna manera patéticos al grado del desagrado.  Alana Bloom y Freddie Lounds pasaron de ser hombres desapercibidos a dos mujeres fuertes que se destacaron una por ser primeramente uno de los soportes de Will y la segunda por ser una reportera sin escrúpulos.  Sin embargo probablemente el caso más destacable sea el de Margo Verger, quien pasó de ser una representación miserable de la comunidad trans (Una mujer transexual lesbiana, mutilada, humillada y violada por su hermano) a una mujer aunque un poco ingenua, lo suficientemente respetable como para enfrentarse a su enfermo hermano.  Es interesante también recalcar que el papel de Jack Crawford fue para un actor de color ( un implacable Laurence Fishburne), ofreciéndonos de esta manera desde los cimientos una versión completamente renovada de la historia.

margotverger

Las actuaciones

En general todo el casting hace un trabajo maravilloso, sin embargo por obvias razones hay que recalcar el excelso trabajo de Mads Mikkelsen en el papel de Hannibal Lecter. Menospreciar a Anthony Hopkins es como decir que Jack Nicholson hizo un mal guasón, no obstante es innegable que Mads llevó a Lecter a un nivel que por una razón u otra Anthony nunca pudo alcanzar. El Lecter de Hopkins si bien no carecía de simpatía era intimidante desde su mirada, Mikkelsen por otro lado logra llevar a la perfección ese disfraz de “humano” que Hannibal usó para atrapar a tantas víctimas, sus habilidades culinarias son uno de los principales atractivos de la serie, las horas de terapia nos sumergen en lo hábil que Hannibal es para manipular a las personas y además sus brutales “puestas en escena” nos recuerdan lo extremadamente culto y complejo de este personaje.

Los visuales

Surreal, barroco, aterrador, hermoso, no hay adjetivos suficientes para describir lo impresionante que es cada capítulo de la serie. Los asesinatos, el vestuario, la comida, los escenarios, cada detalle es desarrollado de una forma tan elegante y atractiva que muchas veces nos hace olvidarnos que estamos viendo la historia de un cruel asesino serial. Hasta ahora sin miedo a equivocarme me atrevo a decir que es probablemente la única serie que eleva su calidad de producción realmente a un nivel artístico y poético, usando cada cuadro para representar de la forma más extravagante las emociones y situaciones por las que atraviesan los personajes.

Hannibal-S2Ep6-Futamono-Review-Hannibals-latest-victim

El soundtrack

Con tres temporadas bajo el brazo para mi gusto Bryan Fuller y Brian Retzell sin duda se ganaron un lugar a lado de las grandes duplas de director/compositor como Fellini-Nino Rota, Lynch-Badalamenti ó Almodóvar-Iglesias. Retzell con su excelente oído ha logrado entregar secuencias aterradoras y alucinantes que parecen sacadas de las pesadillas más complejas.

El guion

A lo largo de las tres temporadas, Fuller con su equipo de escritores ha conseguido desarrollar un verdadero viaje hacia la locura. Conforme avanza la historia cada vez la psicología de los personajes (sobre todo en lo que respecta a la relación entre Will y Hannibal) se vuelve más compleja, sumergiéndonos en juego gótico entre gato y ratón en el que ya no sabes quién es el cazador y quien la presa.

PLUS

*Gillian Anderson como la enigmática Bedelia Du Marier, quien actúa como la psiquiatra de Hannibal, su confidente y a la vez aparentemente ¿Su cómplice o victima?

 

*En la segunda temporada Michael Pitt se lució interpretando a un desenfrenado Mason Verger (que tuvo el final que todos esperábamos) ofreciendo una increíble contraparte a la locura controlada y ecléctica de Hannibal.

 

*Si de verdad disfrutaron de Twin Peaks o de las películas de Cronenberg en Hannibal encontrarán una perfecta amalgama entre las dos, sin que necesariamente se sienta como un plagio barato, pues los creadores logran fusionar estilos para entregar una obra única.

 

Comentarios

comentarios