Mickey Rourke fue el típico galán de Hollywood, como un Brad Pitt o un Bradley Cooper.

De unos años para acá, si en algún casting se requiere a un hombre feo, lo que se dice feo, Mickey Rourke es una opción. Por ello  interpretó a Ivan Vanko en Iron Man 2, a Marv en Sin City, a Randy “The Ram” Robinson en El Luchador. Pero no siempre fue así, dos décadas atrás sus personajes eran totalmente diferentes…

La película con la que alcanzó el punto máximo de su carrera fue Nueve Semanas y Media. Ahí apareció peinado hacia atrás, con un cierto aire arrogante, una barba que nunca terminaba de ser afeitada… el típico galán hollywodense (Lo que hace algunos años fue Brad Pitt, y ahora es más propio de Bradley Cooper).

Poco después el actor se lanzaba a una actividad que había cultivado desde los trece años: el boxeo. Aunque se dice que la mayoría de sus peleas fueron sólo de exhibición, su físico terminó desfigurado por los golpes. A esto se sumó una cantidad de cirugías que él se ha empeñado en ocultar y los tabloides en sacar a la luz.

El periodo fue breve, de 1991 a 1995. Dejó el deporte por recomendación médica, pero lo cierto es que al mismo tiempo que intentaba llegar a ser campeón sin lograrlo, alimentaba los que serían recuerdos valiosos. En una entrevista de 2009 para Sabotage Times admitió que extrañaba más el boxeo de lo que alguna vez ha extrañado actuar.

Al ser relegado del ring, Mickey no dejó morir su pasión por el boxeo, junto a Freddie Roach fundó el gimansio Wild Car Gym. Uno de los pugilistas que salió de ahí fue Emmanuel Dapidran Pacquiao, sí, “Manny” Pacquiao.

Mickey Rourke cambios

Revisando la filmografía de Rourke se puede notar que en realidad nunca dejó de tener actividad como actor, pero los papeles que tomaba eran pequeños y algunos de ellos para tv. La segunda mitad de los noventas y los primeros años del nuevo milenio fueron su peor etapa.

En 2003 Freddie Roach lo reclutó para Érase una vez en México, después llegó Sin City con Frank Miller. Irónicamente su verdadero renacer se vio concretado cuando regresó al ring, no como boxeador sino como un luchador decadente en el falso documental de Darren Aronofsky: The Wrestler.

Por esa película Mickey Rourke fue nominado al Óscar y era un gran favorito, pero Sean Penn lo sobrepasó. No obstante el actor que quería ser campeón de boxeo había recobrado su credibilidad cinematográfica totalmente. De la cara bonita ni hablar, esa no regresará, pero hay algo que ganó a cambio:

“Una de las cosas que me faltaba como amateur y como actor era la concentración y la disciplina. Eso es algo que Freddie Roach me inculcó con el boxeo y que yo fui capaz de llevarme a la actuación” declaró para ESPN.

Su próximo papel grande llegará con la esperada secuela Sin City: A Dame to Kill For, en la que también actúan Eva Green, Josh Brolin y Joseph Gordon Levitt.

U.S. actor Mickey Rourke arrives for the UK premiere of his film The Wrestler at Leicester Square in London

 

Comentarios

comentarios