Duele ser el único equipo en caer seis veces consecutivas en la misma ronda.

Con la eliminación del pasado domingo 29 de junio en Fortaleza, Brasil; la Selección Nacional Mexicana se ha convertido en la única en toda la historia de los mundiales en caer seis veces en una sola fase: los malditos Octavos de Final. Pero, ¿alguna vez se han preguntado: cuáles han sido las razones históricas por las que no hemos pasado al quinto partido lejos de nuestro nicho? A continuación analizaremos todas y cada una de las eliminaciones en Octavos de Final desde USA 94, haciendo una excepción: en Italia 90 México no participó por el asunto de los famosos “cachirules”.

Los siempre malditos penales: USA 94

Una de las más grandes piedritas en el zapato para todos los mexicanos en el fútbol son los tiros penales. La última vez que México tuvo que definir una ronda decisiva en un Mundial antes de 1994 fue precisamente en casa, ante la siempre poderosa Alemania y en el Tec de Monterrey. De nueva cuenta, el destino le pondría una nueva y difícil prueba a los aztecas desde los once pasos y ahora ante Bulgaria en el país vecino del norte.

El encuentro había culminado en empate a un gol y después de los tiempos extras, increíblemente, García Aspe, Marcelino Bernal y Jorge Rodríguez erraron los primeros tres cobros mexicanos. Campos había atajado el primero de los europeos pero nada se pudo hacer ante la mala decisión de los tres primeros ejecutores.

Cuando se tiene a un rival de renombre, hay que acabar con él: Francia 98

México tuvo la gran oportunidad de dejar a un antiguo campeón del mundo en el camino. Nuevamente el combinado nacional se filtró a los Octavos y con sed de revancha, pero enfrente se encontró a nada más y nada menos que a Alemania.

Los Aztecas comandados por Cuauhtémoc Blanco y Luis Hernández tuvieron en su mano el pase pero la falta de contundencia ante un gran rival y los errores defensivos de siempre terminaron por castigar a los pupilos de Manolo Lapuente que se habían presentado como una revelación.

El primer tanto del encuentro cayó hasta el segundo tiempo y fue de los pies de Luis “Matador” Hernández. El centro delantero nacido en Veracruz eludió a un par de rivales dentro del área para cruzar la primera esperanza mexicana. Minutos más tarde, el mismo Hernández tuvo en sus pies la oportunidad de matar el juego en una oportunidad donde quedó sin marca y dentro del área chica pero su remate fue directo al portero alemán.

Lamentablemente para la causa connacional, llegaron dos zarpazos de los europeos y dos errores defensivos de Raúl Rodrigo Lara y la zaga central, uno en un rechace y otro en un centro que Bierhoff, supo aprovechar bien.

Exceso de confianza y derrota más dolorosa: Corea-Japón 2002

La participación de los connacionales en la Copa Mundial de Corea-Japón 2002 fue una de las más sorpresivas jamás antes vistas. México arrancó con victoria ante Croacia por la mínima, siguió con paso firme ante Ecuador 2-1 y finalmente se dejó alcanzar en el marcador ante Italia en el último de fase de grupos.

Como una cereza en el pastel el cruce había tocado ante Estados Unidos. El rival más odiado de México apenas pudo sumar cuatro unidades y se esperaba que los mexicanos avanzaran sin problema alguno pero el exceso de confianza se combinó con un error arbitral en favor de los gringos y con un error de concentración de Rafael Márquez.

Estados Unidos se puso al frente con un gol tempranero en el primer tiempo con tanto de McBride ya como saben: con una contra. Hasta el segundo tiempo, México se mantuvo a tambor batiente pero el guardameta fue factor e incluso el árbitro, quien no señaló un penal flagrante dentro del área norteamericana donde en un centro. El zaguero central John OBrien tuvo que haber sido expulsado después lanzarse tal cual guardameta dentro del área y usar su mano para impedir a Cuauhtémoc Blanco conectar con la cabeza el que habría sido el empate (véase a partir del minuto 5:00).

Finalmente, el enemigo número 1 de la Selección Mexicana (Landon Donovan) clavó el 2-0 final en una jugada precedida con la única arma norteamericana conocida: el contragolpe. Sobre los últimos minutos Rafael Márquez se hizo expulsar con una agresión ante Coby Jones.

Pluto golazo de Maxi Rodríguez: Alemania 2006

Una vez más y como siempre México llegó con sed de revancha al cuarto partido. En esta ocasión una nueva potencia le impediría el pase al anhelado quinto juego. Argentina con un Pluto golazo de Maxi Rodríguez en el segundo tiempo extra nos sepultó tres metros bajo tierra en otra dolorosa, amarga, lacerante y lamentable derrota.

En este duelo México se fue primero al frente con un remate a segundo poste de Márquez, el empate llegaría en el primer tiempo con un testarazo de Hernán Crespo y antes del descanso una vez más el arbitraje volvería a acuchillar a la escuadra mexicana con un error de Heinze en la salida, que debió haberse decretado como expulsión para el central sudamericano ya que Francisco Fonseca había robado la pelota y se había enfilado sin marca alguna hacia el arco de Abbondanzieri.

El empate se mantuvo hasta el final provocando el alargue y ahí, en los primeros 15, apareció la jugada más mortifera que le han hecho a los aztecas en Octavos, un control de Maxi a las afueras del área grande y un zurdazo mortal con dirección hacia el ángulo superior derecho del meta mexicano, sin duda una imagen que nos es imposible borrar, un evento que aún duele.

Otro error arbitral y más errores defensivos: Sudáfrica 2010

Los Octavos malditos otra vez se verían las caras con el equipo mexicano en Sudáfrica 2010 y ahora sí, con unas ganas incontrolables de vencer al rival en turno que circunstancialmente se volvería a repetir. México tenía cuentas pendientes con la “Albiceleste” y este momento no fue el idóneo para arreglarlas dentro de la cancha.

El duelo llegó en Johannesburgo y el “Vasco” Aguirre sorprendió alineando al ya veterano “Bofo” Bautista. Como cada cuatro años, el arbitraje no estuvo del lado mexicano y al minuto 25 de nueva cuenta el cuchillo filoso de los silbantes volvería a ingresar en el costado izquierdo del representativo azteca con un error flagrante en el primer gol de Lionel Messi que debió haber sido sancionado como fuera de juego.

Para acabarla de amolar, Osorio hizo literalmente el oso en una mala salida con pelota controlada que aprovechó el “Pipa” Higuaín para marcar el 2-0 parcial. Para cerrar con la cuenta, apenas al minuto seis de la segunda mitad el “Apache” Tévez terminó con la esperanza mexicana al clavar el 3-0 con un golazo al ángulo superior izquierdo del “Conejo” Pérez que, por cierto, fue elegido como el meta titular durante esta justa.

El de la honra lo marcó Hernández pero ya nada se pudo hacer ante la superioridad sudamericana, México aquí ni las manos metió.

A cinco minutos de la gloria: Brasil 2014

Después de una penosa y asquerosa participación en las eliminatorias rumbo a la Copa del Mundo, México se reivindicó y salió avante con dos para sobrepasar la fase de grupos de Brasil 2014, fase en la que muchos daban por muerto al equipo dirigido ahora por el carismático “Piojo” Herrera. Ganando ante Camerún, empatando ante Brasil y demostrando superioridad ante Croacia, los connacionales tuvieron que enfrentar a otra potencia, a una escuela histórica, a un estilo inigualable: el holandés.

Parecía que era el bueno, parecía que ahora sí ibamos a pasar, durante 80 minutos México acabó y aniquiló al estilo histórico holandés perfeccionado por Cruyff y y Van Basten. México hizo historia en 80 matando al famoso fútbol total y sobrepasando por su rival pero entonces llegaron los errores.

Uno de marcación en el gol de Sneijder. Huntelaar retrasó en un corner para la llegada del 10 holandés y sobre la compensación apareció la obra teatral más grande de la historia. Si en la Grecia antigua se hubiera presentado esta pifia de Robben seguro que lo hubieran colocado como un auténtico Dios. Faltando cuatro del agregado se marcó gol en contra de México y Huntelaar, recambio de lujo fue ahora nuestro verdugo.

Pero la culpa no la tiene el árbitro, ni Robben, ni Huntelaar, la tiene la mentalidad mexicana que desapareció de la humanidad de los once que pisaron Fortaleza, la mentalidad desapareció por más de 15 minutos y la lógica mexicana sólo alcanzó para defender una ratonera ventaja de 1-0. Eso es por no aniquilar, cuando se tienen a los grandes sobre las cuerdas hay que asfixiarlos, dejarlos muertos hasta que no muestren señales de vida y eso le faltó a México.

Así culmina Brasil, con una gran muestra de coraje azteca, con una muestra de buen fútbol y desempeño pero con el siempre amargo sabor de boca de media docena de derrotas en Octavos de Final.

Esta es la obra teatral llamada. ¡Qué no te Robben!


 Fotografía: Getty para FIFA

Comentarios

comentarios