“El fútbol fue tan cruel con México como infieles con la pelota fueron los mexicanos cuando le hicieron un desplante tras ponerse por delante en el marcador.” (José Semano)

Y la historia se repitió, el “Tri” se volvió a quedar en el camino y no se pudo romper el maleficio, el quinto partido queda pendiente en el horizonte, uno que llegará a la vuelta de 4 años. Pareciera que sólo hay pesimismo absoluto en este momento, tanto en México como en Brasil por el resultado. Y no sólo es referirse a los connacionales, sino también de la afición carióca y la de otros paises que ha sucumbido ante la marea verde y su fiesta eterna.

Pero en Brasil no hay fiesta verde, el cariño generado por el conjunto del “Piojo” ha llevado al duelo a las aficiones enamoradas del “¡EHHHHHHHH PUTO!” y el “Cielito Lindo”. La gente está en su casa, llorando a la par de algunos mexicanos, por lo menos así lo confirman nuestras fuentes en Rio de Janeiro.

¿Pero cuáles fueron las razones para que la oncena nacional cayera ante los de Holanda? A continuación se enumeran cuatro:

1. La salida de Moreno

Cuando mejor se jugaba, se tenía el balón y se distribuía por toda la cancha, un error de concentración del “Maza” Rodríguez acabaría con la participación de Héctor Moreno en el encuentro. El central sufrió una fractura de tibia tras barrerse para evitar el disparo del delantero Holandés, así como el capitán Rafael Márquez. La repetición de la jugada nos permitió descubrir que hubo penal, pero el árbitro favoreció a los verdes. Minutos después, enmendaría su error cometiendo otro. Sin duda el relevo, Diego Reyes, lo hizo bien, rechazando algunos balones, pero el daño estaba hecho, sin Moreno, la saga quedó comprometida, al parecer no hubo conciencia de que Héctor ya no estaba, y se jugó como si el siguiera abajo  defendiendo.

La salida del jugador del Espanyol, vino a dejar abandonada la tarea de parar a Robben, un jugador que sería factor más adelante en el partido.

2. Exceso de confianza y luego, sin plan

Tras el gol y la lesión de Moreno, los verdes vivieron un momento de confianza, faltaba poco tiempo para que culminara el partido y se tenía el balón en los pies, controlado. Pero poco a poco los de Holanda comenzaron a reaccionar y los muchachos del “Piojo” no supieron interpretarlo. El fantasma de la selección asomó la cabeza y de la intención por conseguir un gol que matara pasamos a la presión de los tulipanes, un vendaval que llevó a Ochoa a hacerse factor, una vez más.

Ese fantasma ha acompañado al conjunto nacional en su historia, es una figura que merodea en el corazón de los jugadores, los contamina y entonces viene la debacle, la mente se nubla y llega la desesperación. Según la FIFA, Holanda tuvo 7 jugadas de peligro en los últimos 15 minutos y el 58% de la posesión del balón, en ese mismo tiempo, México sólo llegó una vez, así que sólo era cuestión de tiempo.

Resumen de Ataque Selección México Selección Holanda

Resumen del Ataque del partido entre México y Holanda.

3. Robben

Provocó la lesión de Moreno (junto con el “Maza”), tuvo que ver en la mayoría de las llegadas de peligro de Holanda, fingió un penal y además se disculpó. Los números de este jugador validan su capacidad, independientemente de que en este instante sea el hombre más odiado de México por hacer trampa (¿Cuantos jugadores mexicanos que conocemos se tiran dentro del área cuando apenas los tocan?). Si duda es un factor en cada encuentro, en este torneo acumula 360 minutos, ha marcado 3 goles en sólo 4 partidos y hay un dato más demoledor, el 91.7% de sus disparos, van a puerta.

Sólo en este encuentro, Robben recorrió 11,382 metros, es decir, el jugador que más metros recorrió por Holanda, y el tercer lugar de todo el encuentro, después de Héctor Herrera y Andrés Guardado con 11,952 y 11,760 metros respectivamente. Arjen también entregó 27 pases al pie durante el cotejo.

Si bien los mexicano fueron adecuados en el pressing hacía este jugador. (Precisamente entre Moreno y Márquez o a veces entre Moreno y Maza), a la larga se convertiría en una razón más para que México se quedara en el cuarto partido.

4. El árbitro o la mala suerte

Una mala decisión arbitral volvió para perjudicar a México en este Mundial, Brasil 2014 se ha caracterizado por el mal papel de los silbantes, en esta ocasión, la cuchillada fue definitiva. En contraste, a México ya se le había perdonado un penal, así que al final, fue cuestión de suerte.

Pedro Proenca es el nombre del villano en este escenario, pero se suma a la lista de lo acontecido: Camerún con el central Wilmar Rondan, dos momentos fundamentales que hubieran cambiado el rumbo de todo. México sufrió este Mundial y mucho. ¿Es tiempo de recurrir a la tecnología?

¿Piensas que hay alguna otra razón para explicar lo que sucedió entre México y Holanda? Háznosla saber.

 

 

 

Comentarios

comentarios