Forever 21: Crónica de una “Foreveliever”.

Pocas cosas se esperan con tanta emoción en la vida, tal vez algunos anhelan el día de su boda, un ascenso en su trabajo y otros El Mundial de fútbol cada cuatro años, pero sin duda lo más esperado en los últimos meses para un sector de Morelia fue la llegada de Forever 21.

Fue larga la espera de dos años para que la tienda Forever 21 llegara a Morelia desde su apertura en el D.F. en el 2012. Redes sociales, muppies, espectaculares, chicas en bicicleta e influencers morelianas expertas en moda, se encargaron de correr la voz sobre la inauguración de la tienda para el mes de junio y… ¡Por fin llegó!

f21 (22) f21 (23)

 

Forever 21, Morelia, 300 cortesías de $250.

14 de junio del 2014. Son las 6:40 de la mañana e Isabel ya está parada justo afuera de Forever 21 en Paseo Altozano acompañada por su novio, cuñada, cuñado y una bebé de seis meses. Es la primera en la fila. Ella ansía desde hace mucho tiempo la llegada de la tienda a Morelia. Aún no sabe  comprará con su pulsera-vale de $250.00 que se ganó por ser una de las primeras trescientas ‘forevelivers’ en llegar a formarse antes de que la tienda abriera sus puertas. El regalo no tiene letras chiquitas ni cláusulas. No es necesario gastar cierta cantidad para hacerlo válido, aunque seguramente ell querrá gastar más.

f21 (6)f21 (5)

Por otro lado, la persona número 301 no está contenta porque a pesar de estar tan cerca, no obtuvo su cupón, pero aún así tiene mucho entusiasmo por entrar a conocer la tienda y aunque ya no pueda comprar tantas cosas, seguramente pasará un buen rato.

11:00 de la mañana: cortan el listón y Forever 21 abre sus puertas al público. Isabel entra y detrás de ella, un bebé en su cochecito-carreola y una avalancha de más de 300 personas. Los empleados de la tienda reciben a las primeras 300 personas con alboroto y formando una especie de túnel.

 f21 (15) f21 (30) f21 (35) f21 (34) f21 (36)

inauguracion

 

La cara de las asistentes es como la de un niño en juguetería, todas volteando a los aparadores y maniquíes sin saber hacia dónde ir primero, y lo que resulta más lógico es ir empezar con lo más cercano hasta llegar al fondo de la tienda.

primera-en-entrar

Filas por doquier: para entrar, para los probadores y para la caja. Montones de ropa que parecían tener sentido cuando estaban en orden pero cada vez se va volviendo más difícil elegir así. Y por eso los empleados se esmeran por mantener todo bajo control corriendo por toda la tienda, arreglando las pilas de prendas y manteniendo una actitud de servicio hacia aquellas que las hacen trabajar duro.

Poco a poco la tienda se llena, hasta que rebasa el cupo permitido y detienen la entrada a los clientes. La gente va eligiendo desde afuera la ropa que está a la vista y tiene en la mira lo que le va gustando a la distancia.

Fila

Niñas de alrededor de 15 años van con sus mamás, algunas peleando porque no quiseron comprarles todo lo que querían, otras van muy felices porque les cumplen todos sus caprichos.

Y para todo esto… ¿y los novios que hacen? Algunos deciden ir al departamento de caballeros a ver si algo les convence, otros se deciden por la cortesía y cargan la gran bolsa de ropa que su novia quiere comprar; porque definitivamente no hay nada más horrible que un hombre que acepta acompañar a su novia de compras y luego sólo se la pasa viendo el reloj y moviendo el pie. Es mejor fingir cansancio o enfermedad, a aceptar un reto que no podrán cumplir.

Por otra parte, algunas jóvenes van con su grupo de amigas, o con familiares, pero cada una con la misión de estrenar guardarropa y no precisamente socializar o ponerse al día.

¿Qué hacen si los probadores tienen una fila inmensa? Se prueban la ropa en los pasillos de la tienda, y aunque es por encima de la propia, tienen la capacidad de calcular si les quedará bien ese nuevo outfit o de plano no va con su figura o necesitan otra talla.

¿Y qué se hace si la fila para pagar es demasiado larga? La técnica es la siguiente: Si vas acompañada, una de las dos tiene que ir a formarse a la fila y mientras avanza, la otra sigue merodeando por la tienda y eligiendo más prendas para comprar, una vez que se da cuenta que la fila avanza más o menos a la mitad, es momento del relevo, hasta que por fin se llega con la cajera y se acaba el tiempo para las dos. Ahora, si vas sola, das una vuelta por toda la tienda y te apoderas de toda aquella prenda que llame tu atención, cuidando que sea de tu talla, y una vez recorrido todo el lugar, te formas en la fila, y mientras avanza vas analizando blusa por blusa, falda por falda y descartas lo que no te convenza. Tal vez sea mal visto, pero es práctico.

En efectivo, con tarjeta de crédito, de debito, con tu domingo ahorrado o con el dinero de tu novio, mamá, tía o herencia de la abuela, lo verdaderamente gratificante es salir de ahí con un montón de bolsas amarillas en tus brazos, deseando llegar a casa para quitarle las etiquetas y estrenar sus nuevos outifts lo más pronto posible. Aunque sabes, que tal vez medio Morelia compre ahí su ropa y corras el riesgo de no ser la única con esa prenda a partir de ese momento.

Forever 21 5

forever 21 2

forever 21 1

forever 21 3

forever 21 4

 

 

Comentarios

comentarios