La paloma confundida representa la incertidumbre y el caos del mundo. Ante las constantes amenazas políticas y crisis de refugiados en el planeta, no queda una mejor forma de expresión ante tanta locura que no sea una paloma agitando su cabeza para demostrar lo ilógico de nuestro siglo.

La pérdida de valores y de tolerancia hacia el prójimo nos han colocado en la debacle humana más notoria desde finales de la segunda guerra mundial. Ante tanta impaciencia y agresión, una paloma unifica el sentir humano de la manera más sencilla y a la vez certera. El agitar de una cabeza puede parecer cómico, incluso aleatorio, pero en un análisis más profundo estamos ante el sticker más punk y contestatario de la década. Nunca antes la tecnología había tenido a un representante tan poderoso y expresivo como la paloma confundida.

Sería imposible pensar en una imagen así si las cosas en el mundo sucedieran de otra forma. Las masas han obtenido cada vez más poder y lo han desperdiciado con tres ejemplos grandes de democracia exagerada: el Brexit británico, la elección popular de Donald Trump y el NO a la paz en Colombia.

¿Si las mayorías tienen el poder por qué eligen la peor opción? Fácil, las mayorías son estúpidas. Las peores actitudes que puedas ver en tu país, las peores personalidades y las peores formas de pensar serán las victoriosas. Porque nos han hecho creer que el pueblo tiene la mejor elección… y esto es una gran mentira. Y es justo por eso que una sencilla paloma que fue creada por azar y diversión adquirió, aunque de manera impositiva, el título del sticker confundido por excelente.

Pasará pronto y dejará de ser popular, pero muy pocas veces un elemento tan alejado de lo global logra significar tanta para tantas personas. Como decía Tolstoi “si quieres hacerte universal, habla de lo local”.

 

Comentarios

comentarios