Los días de tener un cuarto lleno de discos están terminando poco a poco. Si bien algunos se desviven por el acetato y otros aún se esmeran en vender cedés en sus conciertos, la música, encante o encabrone, se está escuchando por streaming.

Spotify, Tidal, Soundcloud y Bandcamp son las reinas y madres de los oídos de este siglo y, aunque más tirado a lo visual, todavía hay quien no suelta a YouTube aunque sea solo para escucharlo. Apple Music y Amazon se siguen colando por ahí.

Nos tocó durante mucho tiempo escuchar a las bandas michoacanas a través de Bandcamp y Soundcloud. Siempre grabaciones austeras, con ruido de camiones de fondo y ecos profundos. De a poco, las grabaciones de calidad fueron apareciendo pero no llegaban a colocarse en titanes sonoros como Spotify.

Uno de los primeros proyectos michoacanos en arriesgarse, de forma totalmente independiente, fue Neon Overdrive. Su sencillo Stellar apareció en la plataforma verde en septiembre del 2015. A casi un año de esto, ya registra más de 200 oyentes mensuales. Poco o mucho, se está escuchando.

Al respecto, el músico comentó:

“Dicen que si escuchas mi canción, luego luego sigue el comercial de los gatitos jugando ping pong”.

Su segundo sencillo Diesel and Blood aparecio en noviembre del 2015 y está rebasando ya las 1,500 reproducciones.

Luego se trepó al asunto uno de los mejores compositores que haya parido esta tierra: Axel Catalán. Una de sus canciones más popular (en sí, todas tienen su dejo popular) se subió a Spotify el 22 de abril del 2016. Si bien todos esperamos que todo su catálogo completo esté arriba, Los Amantes fue una elección perfecta para iniciarse en streaming.

Luego, como todos deseábamos, Expedición Humboldt ajustó el barco para que llegara hasta estas tierras. Su Ep Musicalario, -uno de los mejores de la historia michoacana-, quedó listo en Spotify. Dueños de la fanaticada local y extendiendo su seducción a públicos nacionales, Expedición es el producto más escuchado en streaming:

Otra banda bien anotada ya en Spotify son los Father Saturns con Knivar, seis canciones poderosas.

Estos últimos tres proyectos llegaron a Spotify gracias a Industrias WIO, una distribuidora de música digital de la Ciudad de México que está colocando a bandas mexicanas de increíble calidad en medios a los que no accederían de manera sencilla. Su lema es tan sencillo como atrayente en este caso “haciendo más con menos”. Austero y sin pérdida de calidad, eso es lo que faltaba.

Otra banda michoacana que está despegando y ya tiene contenido en Spotify es Biávobit. Sus dos primeros singles ya están presentes en el titán verde.

¿Qué bandas de esta ciudad faltan por estar en Spotify? Muchas, claro. Hay catálogo muy digno de aparecer.

¿Qué otra banda te gustaría escuchar ya en el gigante sonoro? Vale la pena pagar una cuenta Premium para poder acceder a toda esta música offline.

 

Comentarios

comentarios