Hay personas a las que la vida, o la buena voluntad de la gente, les da una última oportunidad y ésta les cambia rotundamente. No todos tienen el barrio suficiente para saber aprovecharlo pero hay quienes bien curtidos desde la calle lo agarran, se trepan y lo hacen propio hasta alcanzar ese sueño o meta que se propusieron en un principio. Ese es el caso del carnal El Muertho Tj, un músico tijuanense que de marginal pasó al reconocimiento total de la gente en el centro y sur del país, gracias a esa buena voluntad de Erick Canales, el vato que lo anda moviendo machín por todo el DF.

En marzo pasado entrevisté a El Muertho Tj en el pasaje Rodríguez de acá de Tijuana y sobre todo charlé con él sobre su presente y futuro. En esa charla me comentó que tenía próximo irse al DF para buscar la tan ansiada fama que tanto andaba buscando. Me dijo que ya tenía algunos show programados, andaba ahorrando una feria para lanzarse y estaba haciendo todo lo posible para conseguirlo. Casi a diario se presentaba por la ciudad para ganarse unos pesos, o dólares, e incluso me ofreció en renta su depa que tiene en la colonia El Rubí, relativamente cerca del cantón donde vivo.

Unos días después El Muertho Tj se lanzó a la gran ciudad y acá nadie pareció extrañarlo. La banda en Tijuana es muy amargada con sus elementos, con sus bastiones, y aunque muchos se decían ser su amigo se notaba a leguas que nomás lo decían por el paro de andar alardeando que ellos lo conocen y que su pinche madre. Lo cierto es que hay un séquito de seguidores que le son fieles. Dente que en cada una de sus presentaciones ahí estaban presentes desde la primera vez que mi morra me llevó a verlo en los Billares El Travieso. Siempre con un billete o monedas en la mano listas para depositarlas en la calabaza que antes se cargaba para recoger el ferión.

Con el pasar de los días me fui dando cuenta del progreso que El Muertho Tj iba teniendo en cada uno de los lgares que se presentaba. Le abrió a la banda Pellejos en su último show, tocó en la presentación del más reciente número de la revista Generación, se fue a tocar algunas veces a Guadalajara y, sobre todo, saltó en las redes sociales con una nueva fan page en Facebook y hasta una pinchi cuenta en el Twitter. Obviamente no son manejadas por él, pues un día me dijo que no le gustaban esas cosas, que le quitaban mucho tiempo. Pero aunque no las maneje él personalmente, lo interesante de todo es que hubo un crecimiento en todo ello.

Este pasado fin de semana El Muertho Tj regresó a su amada Tijuana para presentarse nuevamente en el Pasaje Rodríguez. La diferencia a otras ocasiones fue que esta vez venía de gira a la ciudad. El viernes me lancé con mi morra a verlo. Ese día hasta llegó la “Chun Kun” a verlo. Bebimos cerveza Mamut de calabaza y cantamos sus rolas como las últimas veces que lo vimos. Ese día salimos rebotando del lugar. Pero no conformes con ese el sábado regresamos nuevamente a verlo, no valió madre que a la misma hora la Selección Mexicana de Fútbol se estuviera disputando el pase a la Copa Confederaciones con Estados Unidos, su odiado rival.

Fueron dos días de puro desmadre. En ambos el show se dio como siempre, con una tremenda carga de un humor de los más negro y retorcido. Algo característico e indescriptible de este pinche “viejo decrépito”, al que que la gemte recibió muy bien, aunque nuevamente la gente no se hiciera presente como, quizá, su regreso a Tj lo hubiera requerido. Durante estos dos shows El Muertho Tj no vendió ninguna de las playeras promocionales que traía. La gente le dio algo de los pesos y dólares que les sobraban. Su mujer, una persona bien risueña y alivianada, estuvo atenta a su lado todo el tiempo que le vimos en el Pasaje.

Por un momento todo se vislumbró como a aquellos días en que no pasaba nada con El Muertho en Tijuana. Él mismo parecía saberlo, aunque por dentro quizá no le cuadraba. Se nota que a El Muertho le fascina Tijuana, pero anda en el DF agarrando la fama. Aún con todo eso la verdad es que me da un chingo de gusto ver cómo lo idolatran más allá de la esquina de México. Cómo le aplauden allá en el corazón del país. Me da un chingo de gusto saber que por fin está cumpliendo su sueño de ver su carrera materializada con varias presentaciones y shows en los que ha obtenido llenos totales. Pero sobre todo me da más gusto que el vato, gracias a la disquera Lost Causes, haya grabado “Padre Santo”, un cedé en forma que en próximos días presentará allá mismo en el Defectuoso.

En hora bueno por mi compa El Muertho Tj y todo lo chingón que le ha estado pasando. La pinchi tenacidad y perseverancia le están rindiendo frutos. Como me dijo la última vez que lo vi, quizá no se está haciendo rico ni terminará como un cabrón multimillonario, pero está disfrutando lo que más le gusta, y el recabrón parece que lo está pasando muy bien. Ojalá que así sea.


Foto: Manuel Noctis

Comentarios

comentarios