“¿Tiene algún café pendiente?”, es como finaliza un popular cuento de Tonino Guerra, ese final, sin embargo, es apenas el comienzo de un ciclo y otra historia.

El movimiento Suspended Coffee o Café Pendiente consiste en ir a un establecimiento, comprar un café para ti y dejar pagado uno, dos, tres o los que quieras para que alguien más pueda aprovecharlos, alguien que de momento no está condiciones de costearse su propio café.

No obstante, “Se trata de algo más que el café”, advierte un comunicado del movimiento; porque se pretende que este primer acto de bondad lleve a otro dedicado a devolver el favor y así se cree un efecto dominó.

El café pendiente nació en Nápoles en la época pre Segunda Guerra Mundial. La bebida humeante funciona como un sinónimo de confort y calidez, sin embargo la misma dinámica también se aplica en otros alimentos: tacos pendientes, sushi pendiente, empanada pendiente.

Café Pendiente
Empanada con Café
Taco Pendiente

En este momento el movimiento ha ampliado sus actividades, se ha extendido a diferentes puntos del mundo y en algunos de ellos va en vías de profesionalización. La difusión vía redes sociales ha sido fundamental en este labor. El perfil de Facebook de Suspended Coffees sumó 250 000 likes a inicios de 2014 y sigue creciendo. Café Pendiente México tiene una comunidad virtual menor, pero ostensible, con 28, 000 Me Gusta.

En 2014 Café Pendiente México publicó un mapa con sus participantes y se deslindó de “cualquier grupo político, religoso o gubernamental”

Café Pendiente México se ha dividido en representantes por zonas, quienes se encargan de hacer alianzas con los establecimientos, conseguir patrocinios para material de identificación y monitorear que el proceso funcione bien.

Luis Alfonso H. R, quien se encarga de Café Pendiente Uruapan, nos comenta:

“La idea es que después de que un establecimiento acepte, se impriman los carteles y consigan un pequeño pizarrón para apuntar los cafés recibidos y entregados”.

Luis también acepta que obtener los carteles y pizarrones es, en ocasiones, la parte más lenta de todo el proceso, por ello debe recurrir a patrocinios.

En cambio, una vez que una tienda o cafetería tiene listo su cartel y su pizarrón se cuentan con diferentes medidas para que las bebidas y alimentos puedan llegar a personas en situación de calle.

Entregar los pendientes “para llevar” si es que no se puede alojar a un indigente en el local,
definir un horario especial de entregas, o
entregar los pendientes en un albergue,

Son algunas de las técnicas que se han adoptado para hacer frente a las políticas restringidas de algunas cafeterías, restaurantes y cadenas.

Dentro de las anteriores también cabe la Entrega Masiva de Pendientes; Luis Alfonso nos explica cómo funciona ésta en Uruapan:

“Una Cadena Comercial de Sándwiches recibe cafés pendientes en sus sucursales y, como no hacen entregas individuales, reúnen todo el dinero a fin de mes, preparan almuerzos y salen en una camioneta”.

Café Pendiente México 2

 

En Morelia, los establecimientos oficiales donde se puede dejar un café pendiente son: Miss Cupcakes, La Tienda de las Delicias, La Boutique de las Bagguettes, Café Chai Morelia y La Dulce Tentación.


Imagénes: Café Pendiente México, Café Pendiente Uruapan.

Comentarios

comentarios