Aunque la parte primordial de la carrera artística de Andy Warhol estuvo siempre enfocada a la pintura, el excéntrico personaje se caracterizó también por experimentar con todos los medios y artistas con los que generalmente se topaba en las legendarias fiestas de la Factory, aquel santuario plateado donde las drogas el alcohol y el sexo eran el pan de cada día para los invitados.

Entre esas fiestas surgió un vínculo bastante fructífero entre Warhol y un joven director de cine llamado Paul Morrissey, quien prácticamente se encargó  de producir todo el material visual que surgía de la Factory y sus colaboraciones, se dice incluso que la idea de apadrinar a The Velvet Underground fue sugerida por Morrisey.

Posteriormente Andy y Paul comenzarían a desarrollar una serie de películas con el actor y modelo Joe Dallesandro como protagonista. Entre estos proyectos, se encuentran Blood for Dracula y Flesh For Frankestein, dos fenómenos particulares ya que para darle su propio toque a estos cuentos clásicos de horror universal, se salen de la línea de “naturalismo exagerado” que habían manejado en todos sus proyectos hasta el momento para crear una reimaginación que brilla por su uso transgresor de la sexualidad y la violencia, reclutando también a un muy joven Udo Kier para interpretar al Dr. Frankestein y al Conde Dracula.

Blood For Dracula

Una versión única tanto en el cine de vampiros como en el de las adaptaciones de este famoso personaje. La trama original toma un interesante giro al hacer que la sangre que beba Dracula (Udo Kier) para poder sobrevivir tenga que provenir de mujeres vírgenes. Esta característica provocará que el protagonista tenga que viajar de Transilvania a Italia, donde él supone será más fácil encontrar vírgenes por ser un lugar sumamente arraigado a las costumbres católicas.

Para la mala suerte de Dracula, se topará con una familia doble moralista, en la que sólo una de las tres hijas cumple con los requisitos para mantenerlo con vida. Esto desatará una serie de situaciones violentas y sexuales en las que además, Max (Joe Dallesandro) el comunista jardinero de la casa hará todo lo posible por proteger a las jóvenes que son sus amantes ocasionales, incluso si eso significa violar a una de ellas para evitar que sea la comida de Dracula.

Definitivamente una fascinante visión sobre este icónico personaje, que además de ser un festín de sangre sirve para ejecutar una divertida sátira sobre las costumbres conservadoras, por lo que incluso hoy en día se mantiene como una obra cinematográfica fresca tanto en su temática como en sus imágenes

tumblr_nvh8rscB7I1udehaho4_400

tumblr_lpzrhy2bUf1qc3h7bo1_400

 

Flesh for Frankestein

Al igual que su película hermana, Flesh For Frankestein retoma la historia original y la mezcla con una dosis de sexo explicito, violencia y un humor bastante retorcido. En esta versión, el Barón Frankestein está obsesionado con crear a una raza humana perfecta, por lo que usando partes del cuerpo de varias personas diseña al hombre y a la mujer ideales para que puedan procrear, sin embargo no contaba con que la cabeza del hombre que utiliza para dar vida a su creación era la de un monje asexual, por lo que este no muestra mucho interés en seguir con los planes de su creador.

Mucho más explicita y difícil de ver que Blood For Dracula, la película sufrió de más complicaciones para ser lanzada, sin embargo consiguió un éxito moderado e incluso en algunos países llegó a ser presentada presentada en 3D. El director Nicolas Winding Refn (Drive, Only God Forgives) declaró en algún momento que esta es la única película que le gustaría haber dirigido.

tumblr_n02p93LSs31rhd1xfo1_500

tumblr_mm6x2rl13X1rne776o2_500

 

Si al igual que un servidor están hartos de los derivados de The Blair Witch Project y están buscando hacer un maratón de cine para Halloween estas dos cintas son una excelente opción pues como mencioné antes, mantienen vigente su calidad trasgresora y sentido del humor que tristemente ha perdido mucho del cine de este genero en la actualidad.

 

Comentarios

comentarios