Calificación

Una nueva forma de comer hot dogs con distintas combinaciones de varias cocinas.

9
Comida
8
Bebida
7
Lugar
9
Servicio

Uno de los lugares que se ha empezado a convertir en una visita obligada en Morelia es Chucrut. Ya le hacía falta a la ciudad una propuesta fresca y bien pensada de un platillo tan simple y común como los hot dogs, que más que un platillo central, siempre fue considerado un adicional más de cualquier lugar de hamburguesas o comida rápida.

En Chucrut, el hot dog es el protagonista. Coexisten 2 variedades de salchicha: la frankfurt o la bratwürst, además de 2 tipos de pan: de trigo o centeno, y varias recetas con ingredientes mexicanos, italianos o hasta mediterraneos. En resumen, las opciones para armar un hot dog impresionante y a tu gusto son realmente bastas.

Además de las salchichas alemanas a base de res y cerdo, el pan de Chucrut no es el típico americano alargado, se trata de un birote que se asemeja a la forma del bolillo de una torta ahogada, por lo que terminas con una porción bastante grande para lo que se puede considerar un simple hot dog.

La combinación de estilos e ingredientes en su menú hace que seguro encuentres uno de estos que cumpla con tu antojo.

Más allá de los típicos “verdura y aderezos”, recetas como el “kiel“, servido con pimiento, calabazas y queso feta, hace que la experiencia de comerlo sea distinto a lo que normalmente esperas de un platillo de esta categoría menospreciada.

Se agradece que a pesar de tener poco tiempo de operación, estén evolucionando. Ahora han integrado una variedad decente de cervezas para acompañar tu platillo y sería ideal que pronto tuvieran al menos un par de opciones de guarniciones, ya que a veces un hot dog puede resultar poco para algunos apetitos y ordenar dos de estos podría ser demasiado, por lo que sería bueno poder balancear el plato con un buen complemento bien imaginado y apto para combinar con cada salchicha.

El lugar es pequeño pero cómodo, siempre se agradece que haya una buena decoración y, en su caso, tienen una pequeña jardinera que adorna muy bien el espacio, pero atrae mucho a los mosquitos por la tarde/noche.

En general, Chucrut tiene una propuesta fresca, que llega en buen momento y con mucho estilo para redefinir ese típico hot dog de “las venezolanas” de tu colonia favorita del que ya estabas más que harto cuando necesitabas esa cena rápida cuando no sabías que otra cosa comer.

Un lugar para visitar un par de veces al mes para deleitar de otra forma el consumo de un platillo norteamericano que adquirió un toque mucho más dinámico y exquisito.

Comentarios

comentarios