Bostich y Fussible no han tenido problema en admitir que cuando comenzaron Nortec no les gustaba la “música folclórica”. Sin embargo estuvieron experimentando con ella durante quince años, persiguiendo el sonido que, dicen, alcanzaron con Motel Baja.

Este disco de despedida es una retribución a la música norteña. El dúo entrega una electrónica que no abusa de los sonidos regionales, sino que los hace parte integral, mas no definitiva, de cada canción.

El coqueteo de los elementos tecnológicos y folclóricos conoce varias modalidades:

1. El apoyo. En “El Coyote”, el bajeo de trio norteño pega aún más con el beat que le sigue. Los samplers de “Motel Baja” o “Tele VCO” fluyen con el ritmo y ayudan a que la canción fluya.

2. El contraste. Hay canciones que van esculpiendo un marco electrónico pero dejan que la tambora, los acordeones, los arreglos de viento luzcan cada vez que suenan: El redoble de “Into your Heaven”. Los vientos de “Temporary Paradise”. Los desplantes orquestales de “Blue Pill.”

3. El atasque. “Into Your Heaven” es una pieza que se arriesga a incorporar muchas capas de sonido, y le funciona. Algo como Animal Collective de fiesta en Tijuana.

 Motel Baja Crítica

Motel Baja cuarto

Con todas estas formas de aprovechar lo que ellos llaman “música folclórica”, Bostich y Fussible le dan personalidad –nostálgica, fiestera, contemplativa, relajante- a casi cada una de las canciones. Acaso una o dos piezas son las que no sobresalen por sí mismas del álbum y de la discografía de Nortec.

Ya que Motel Baja es considerada la obra cumbre de sus creadores y además tiene invitados de lujo (Tom Tom Club, Señor Coconut y Wolfgang Flur de Krafttwerk) sus logros van más allá de lo instrumental y suman al imaginario creado por Nortec durante 15 años.

Por ejemplo, la letra de “Tele VCO” (se pronuncia tele vicio) puede parecer ingenua, pero es capaz de crear la imagen desencantada de alguien tirado en el sofá sin querer hacer otra cosa que ver la tele. “Motel Baja” tiene la frase “Life is like a Piñata”. “Camino Verde” bosqueja la historia de un conductor al que le urge encontrar un motel donde dormir.

Motel Baja cierra la discografía de Nortec y también la que se conoce como Trilogía de La Frontera, conformada con Tijuana Sound Machine y Boulevard 2000.

Uno de los posibles efectos de “Motel Baja” es que, tras escucharlo, las personas que honestamente no gustan de la “música folclórica” pueden apreciar sus instrumentos, sus sonidos y hasta sentirse tentados a darle una nueva oportunidad; aunque sea de poco a poco.

Bostich y Fussible ahora ofrecen una última gira mundial que ellos se niegan a reconocer como tour de despedida y dicen que es, más bien, la serie de conciertos que acompañan la publicación de Motel Baja. Al comparar las piezas de este disco con las otras de su carrera queda claro que “Into your Heaven” y “Tele-VCO” pueden ir intercaladas con “Tijuana Makes Me Happy” o “El Sastre del Diablo”. El dúo cumplió su cometido: culminó su discografía.

Ellos lo han dicho de otra manera: “Nortec ahí seguirá en los discos”.


Imágenes: Bostich para el Tumblr Oficial de Nortec.
Agradecimientos Especiales a Nacional Records.

Comentarios

comentarios