Calificación

8

8
8

A partir de su primer largometraje titulado No sé si cortarme las venas o dejármelas largas, el  director y escritor Manolo Caro consiguió convertirse en una de las apuestas nuevas más llamativas del cine mexicano actual. Más allá de sus evidentes debilidades (refiriéndome en específico a la pésima Amor de mis amores) el realizador ha demostrado interesarse por un acercamiento refrescante a la comedia mexicana.

Elvira tiene los méritos suficientes  para alejarse tanto de la típica comedia “vulgar” mexicana, como de los personajes caricaturescos y ridículos de Nosotros Los Nobles, ofreciendo una trama divertida y bien desarrollada.

Con Elvira te daría mi vida pero la estoy usando, Caro por fin logra demostrar de forma decente la propuesta narrativa que desea explorar, desarrollando una mezcla entre comedia y drama que al menos por su estructura recuerda mucho a las coloridas primeras comedias de Almodóvar como Mujeres al borde de un ataque de nervios.

El resultado es una historia llena de acontecimientos disparatados y personajes complejos que a final de cuentas logran construir una obra entrañable.  El filme nos invita a seguir a  Elvira (Cecilia Suarez) en su búsqueda desesperada por encontrar a su esposo quien en una noche entre berrinches de sus hijos decide irse por “una cajetilla de cigarros” para desparecer por varios días sin dejar rastro alguno ni dinero.

A lo largo del recorrido de Elvira por la Ciudad de México y Guerrero, la fotografía de Mateo Londono atrapa en escenarios muy característicos a los protagonistas, haciéndolos pasear por descuidadas vecindades, funerarias, intentos de restaurantes chinos y un hotel de no tan buena pinta en Acapulco. Cada una de estas escenas es bien dibujada por los encuadres de Londono quien además de retratar a la perfección el contexto de la historia,  permite a los personajes desarrollarse desde una perspectiva casi teatral que ayuda a la película a explotar al máximo el talento de los actores.

103

Cecilia Suárez, la encargada de dar vida a Elvira, ofrece una actuación excelente llena de distintos matices que básicamente son los que dan el ritmo a la narrativa.El resto del elenco compuesto principalmente por Vanessa Bauche, Luis Gerardo Méndez, Carlos Bardem y Angie Zepeda se encuentra a la par de Suárez, desarrollando juntos escenas memorables, como en la que Elvira confiesa a sus amigas que fue lo que realmente ocurrió a su familia así como la del funeral casi al final, las cuales nos dan muestra del verdadero talento de todo el cast.

Sin embargo, aunque las fortalezas de Elvira la hacen destacarse entre la oferta de la cartelera actual, tiene ciertos detalles que disminuyen un poco su calidad. Existen algunos personajes desperdiciados como la mamá de Elvira, quien más que ser un motor dramático se limita a ser un simple elemento gracioso en la obra.

La conclusión del filme (aunque da sentido al título de la película) se siente como una salida fácil a los problemas de los personajes, un desenlace más complejo hubiera entregado una comedia mucho más transgresora y atrevida más cercana a la influencia almodovoriana de la que hablaba al principio.

A pesar de sus debilidades, al final Elvira consigue los suficientes méritos para alejarse tanto de la típica comedia “vulgar” mexicana como de los personajes caricaturescos y ridículos de Nosotros Los Nobles, ofreciendo una película con una trama tan divertida como bien desarrollada.

México 2015

Dirige: Manolo Caro

Actúan: Vanessa Bauche, Luis Gerardo Méndez, Carlos Bardem y Angie Zepeda

Recomendable para:Fans de la época de comedia de Almodóvar

Comentarios

comentarios