Sí, ya le entró The Weeknd, ahora Perry. Al final el último disco de Madonna estará lleno de estatuas, luces neón y bailarines de 70 años.

El vaporwave, indomable e inocente, está impregnando de nostalgia todo lo que toca. El tentáculo ha alcanzado a la gran industria y en algunos meses tu mamá terminará escuchándolo mientras hace la comida.

Comentarios

comentarios