Es mentira que la charanda sea una bebida para pobres. Que sea barata es otra cosa. Pero su calidad y nivel embrutecen tanto como una cadera latina o una mordida de cuello. Axel Catalán, ídolo nacional, nos comparte una curaduría de temas perfectas para hundirse en el abismo de la caña fermentada.

Cuando no tengo dinero, dice, cuando ando bien ronco de tanto correar y tengo el sol pegado a la cara es cuando sale la charanda y hace todo más exquisito.

I. ALBERTO PEDRAZA // LA GUARACHA SABROSONA

 

II. ARIEL CAMACHO // ENTRE PLÁTICAS Y DUDAS

III. THE 12´S // FEEL FINE

IV. FRACASO HIPPIE // PUTA LA VIDA

V. SCATMAN // SKI BA BOP BA DOP BOP

Una charanda no cuesta más de veinte pesos. Así que ya está la playlist de autor, el ánimo de beber en este país en todo momento y el clima listo para hacerse realmente adicto al manjar padre michoacano.

 

Comentarios

comentarios